Categories

Este 2013 ni voy a bajar de peso, ni voy a ir al gimnasio. Resoluciones típicas que no pienso cumplir.

Para muchos de nosotros, el comienzo de un nuevo año trae la inevitable presión de hacer las cosas que no hemos conseguido a lo largo de los años. Los años pasados me estresaba mucho tratar de cumplir esas metas a lo largo de los meses, pero no este año. Mi única y más importante resolución del año es no hacer las resoluciones típicas. Recibo el 2013 con madurez y voy a hacer sólo lo que quiero hacer  y me enfocaré en las cosas que realmente quiero conseguir, entre ellas: Seré más paciente conmigo misma y le entregaré a mi familia la tranquilidad y la armonía que traen felicidad a nuestras vidas.

1. Bajar de peso. Ahora que cumplo 35 años en un par de meses, ya no estoy obsesionada por el peso. Me acepto a mi misma. Me encanta ser quien soy, y he aprendido que estar en forma no significa vestir tu ropa de quinceañera por el resto de la vida. La vida se trata de aprender a aceptar nuestro cambio y crecimiento, y lo que realmente importa es como nos percibimos a nosotros mismos. Eso es lo que los demás ven en realidad. Ya no peso 50 kilos y está bien, no quiero verme como una jovencita de 20 años, pero como una mujer saludable y feliz de 35.

2. Inscribirme en el gimnasio. A algunas personas les encanta y necesitan el ejercicio físico, a otras no. Yo pertenezco al segundo grupo y no me voy a dejar presionar por esta típica resolución de correr a pagar una membresía en el gimnasio. En vez de eso, el 2013 le estoy prometiendo a mis hijos, dedicarle por lo menos una hora diaria a caminar por el vecindario, jugar pelota, y disfrutarnos los unos a los otros mientras nos mantenemos activos como familia, no sólo físicamente, también espiritualmente.

3. Renunciar a algún mal hábito. Yo no fumo, tomo o uso drogas de ningún tipo. Así que mi propósito de este año será renunciar a querer que todo sea perfecto en mi vida. Me voy a dar permiso de no hacer nada a veces, de tomarme una copa de vino de vez en cuando, y mi mayor propósito será aprender a relajarme, mientras acepto que disminuir la velocidad para alcanzar nuestros sueños, no es darse por vencido, sino disfrutar del camino.

4. Ser un mejor padre. Otro propósito común es querer ser mejores padres comparados con los demás. Así que no voy a compararme con nadie y tampoco voy a discutir mis decisiones ni las de los demás. Escucharé mi corazón, seguiré mis instintos y me sentire orgullosa y satisfecha mientras veo a mis hijos crecer y sonreír. Ser la mejor madre no debería ser una competencia, sino un triunfo que debe ser medido en base a la felicidad de un hijo.

5. Pagar por un grado superior universitario. Cada nuevo año reviso en mi mente todas las cosas que nunca pude hacer. Quiero hacer más por mi vida a nivel profesional, volver a la universidad por un grado superior y ganar más dinero, pero esa no es la única opción ni la prioridad de mi vida en este momento. Así que en el proceso de ajsutarme a mis retos actuales, trabajaré en no sentirme frustrada por ello y seguiré aprendiendo del día a día. Aprenderé algo nuevo, quizás no en el modo típico que mucha gente lo hará, pero en el modo más accesible para mi en este momento. Reflexionaré y sacaré ventaja de los buenos y malos momentos que seguramente llegarán junto al 2013. No estoy haciendo a un lado mis sueños; simplemente estoy preparando el momento y los recursos necesarios para hacerlos realidad.

 

Sigue a Eliana Tardío en Facebook, Twitter y youtube. También estamos en Instagram!

FacebookTwitterGoogle+TumblrPinterest
Tagged as:

Use a Facebook account to add a comment, subject to Facebook's Terms of Service and Privacy Policy. Your Facebook name, profile photo and other personal information you make public on Facebook (e.g., school, work, current city, age) will appear with your comment. Learn More.

FacebookTwitterGoogle+TumblrPinterest